Translate this page

viernes, 26 de noviembre de 2010

Muere Bernard Matthews, el rey del pavo

“Con toda la tristeza de mi corazón confirmo que Bernard Matthews falleció en la tarde del 25 de noviembre.

He tratado personalmente con Bernard Matthews durante más de 30 años, y en nombre mío y de mis colegas, deseo expresar nuestra gran tristeza por la muerte y expresar nuestras condolencias a la familia”.

Así reza la página principal de su web http://www.bernardmatthews.com escrita por Noel Bartram, director ejecutivo del grupo Bernard Matthews Farm, para Bernard, que murió repentinamente ayer a la edad de 80 años.



Bernard Matthews nació en Brooke, Norfolk, en el año 1930, y fue hijo de un mecánico. Dejó la escuela a los 16 años y comenzó su profesión allá por el año 1950, cuando, con una inversión inicial de tan sólo 2,50 libras hace 60 años, compró 20 huevos de pavo y una incubadora de parafina de segunda mano en un mercado de Acle, Norfolk. Ahí empezaría su carrera profesional de venta de carne de pavo a un precio muy económico.

En 1952, ya estaba produciendo con 3.000 huevos de pavo en su casa, así que decidió dedicarse a ello a jornada completa. Tres años más tarde, compró Great Witchingham Hall, una mansión abandonada de 36 acres (14,5 hectáreas) de terreno. A día de hoy sigue siendo la sede de su empresa, Bernard Matthews Farms.

Famoso por su eslogan publicitario en televisión “Bootiful”, Bernard renunció a su fortuna de varios millones de libras en enero de este año 2010 conseguida por la cría, reproducción y venta de pavos.


La plantilla de su empresa se compone de 2.500 trabajadores, y una facturación anual de más de 330 millones de libras. Tiene 57 granjas en Reino Unido.

Uno de los productos que causó más controversia fue el “Turquish Twizzlers”. El producto, que era carne de pavo, con agua, grasa de cerdo, bizcocho tostado y muchos más ingrediente de menor importancia, debía recalentarse antes de servirse. El conocido cocinero Jamie Oliver lanzó una cruzada contra este producto, argumentando que no era sano y haciendo campaña para que la gente y sobretodo en las escuelas, se dejara de consumir. Las consecuencias de la campaña de Jamie fueron dos, totalmente opuestas: por un lado consiguió que en las escuelas se suprimiera ese producto, pero por otro, que las ventas de “Turquish Twizzlers” crecieran un 32%.



En febrero de 2007, cuando apareció la gripe aviar H5N1, 160.000 de sus pavos la contrajeron y tuvieron que ser sacrificadas. Quizá fue un duro golpe para él y por eso decidió dejar la empresa.

“Vamos a seguir llevando carne de pavo a los hogares ingleses, como reconocimiento a la gran labor de Bernard Matthews”, finalizó Noel Bartram.

Así que esta Navidad, cuando estéis comiendo el pavo, pensad que os estáis comiendo un trozo de Bernard Matthews. Buen provecho!!


Fuentes: the guardian.co.uk
              Bernardmatthews.com
              Sky.news
              Google Imágenes
              Youtube

Te ha parecido interesante la noticia? Ves algún fallo o error? Comenta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada